22
Jun

Iluminación de interiores

 

Tan importante es la distribución de un espacio como el tipo de luz que vamos a colocar. Tanto es que una buena iluminación puede mejorar cualquier estancia, o por lo contrario dañarla.
En la iluminación debemos siempre tener en cuenta La Luz natural, tratar de llevar luminosidad a todas las zonas del inmueble con espacios abiertos o la utilización de medios que dejen pasar La Luz, como el vidrio traslúcido. Muchas veces no será posible, por lo que solo dependeremos de las luminarias que coloquemos.
En la iluminación existen dos tonalidades claves, sin entrar en tecnicismos, podríamos decir que podemos escoger entre luz amarilla o luz blanca. ¿Cual debemos usar entonces?
Depende del espacio que estamos mejorando. Si es una tienda de ropa, una carnicería, una joyería, o algún sitio que tenga la necesidad de mostrar productos debemos escoger el color blanco. Si por el contrario, es para iluminar estancias de relajación, donde vamos a distraernos y a pasar largo rato como salones, cafeterías, zonas de sofás, etc, debemos de irnos a la calidez de La Luz amarilla.
Estas dos sensaciones son prácticamente la base para iluminar las estancias. Aunque puede haber excepciones, lo más importante es lograr el objetivo, tener una buena iluminación ambiental.